Llámanos +56 41 222 6956

Publicaciones

Con casi todos los fabricantes trabajando en motores eléctricos, llama especialmente la atención la creación de nuevos tipos de motores de gasolina y diésel cuando parece que estos tienen fecha de caducidad, pero no todos las marcas piensan así. Ford ha demostrado que a los motores tradicionales aún les queda mucho recorrido y puede ser rentable la inversión en motores más eficientes, potentes y ecológicos. Es más, la industria lo ha valorado con numerosos premios y los clientes han visto con buenos ojos la apuesta de esta automotriz.

Ford tiene en su catálogo dos de los motores más tecnológicos de todos los fabricantes de su categoría, una fuerte inversión para poder diferenciarse de sus oponentes y para que los clientes tengan lo mejor de lo mejor bajo su capó. Los motores EcoBoost, alimentados con gasolina, han ganado durante cuatro años consecutivos el ‘Premio al Motor Internacional del Año', un hito que no había logrado antes ningún otro constructor. Por su lado, la tecnología EcoBlue convierte a los motores diésel de Ford en propulsores versátiles, de muy bajo consumo y con una tecnología que les permite ofrecer soluciones nunca antes vistas en el sector, como el uso de materiales como el Inconel.

Fuente: hipertextual.com